martes, enero 10, 2012

El humor como herramienta de sentido



¿Han estado presentes cuando una broma en un momento de tensión "rompe el hielo" y evita que las cosas se malogren? Yo sí, en más de una ocasión, y he visto cómo ese pequeño momento de risa se convierte en una oportunidad de unión, de convivio, de alegría.

En la terapia sistémica es bien conocido que en una familia disfuncional algún miembro la hará de bufón, precisamente porque, consciente o inconsciente, su papel consiste en evitar situaciones de conflicto por medio de las bromas, jugarretas, chistes, etcétera. Faltando este miembro la tensión aumenta y detona en violencia a nivel macro.

Es increíble cómo el humor puede llevarnos a oportunidades que, seguramente, por otro medio no hubiéramos visto. Incluso en momentos limítrofes el humor hace su aparición y colma al ser humano de dicha. Viktor Frankl en "El hombre en busca de sentido" menciona:

"En la existencia humana, el humor proporciona el distanciamiento necesario para sobreponerse a cualquier situación, aunque sea por un breve tiempo".


La tristeza llega a nuestros corazones cuando alguna situación nos deja algún pesar, y es este sentimiento algo sumamente normal en la vida de cualquier ser humano. Pero cualquier hombre o mujer es capaz de sobreponerse a ello y continuar realizando las diferentes actividades que ha de realizar en su vida. Sin embargo, aquellos que caen en un ensimismamiento, que se enfocan en sí mismos y en el sentimiento por el cual están pasando, es que no logran salir de este estado, es decir, cuando no somos capaces de volcarnos en los otros, de mirar hacia fuera de lo que estoy pasando, es que caemos en una sensación de vacío o depresión.

Específicamente el humor rompe con este ensimismamiento, ya que nos "obliga" a mirar hacia afuera. Incluso, una de las técnicas más reconocidas de la Logoterapia - la intención paradójica - está relacionado con el sentido del humor.

En una ocasión llegó con Frankl una persona que iba a dar una conferencia y esto le ponía tan nervioso que comenzaba a sudar muchísimo. Viktor le recomendó que en lugar de aferrarse a evitar el nerviosismo y por ende el sudor, le recomendó todo lo contrario, que se propusiera estar tan nervioso que sudara litros de sudor, que se propusiera que todo el público se percatara de los litros y litros de sudor que iba a emanar. ¡Que sudara como nunca antes! Obviamente, con un dejo de escepticismo, esta persona lo llevó a cabo, y para su sorpresa, ¡funcionó!

Más que una simple técnica, la intención paradójica busca sacar el sentido del humor que yace en cada uno de nosotros, en nuestra parte espiritual, porque es capaz de trascender cualquier situación o cualquier sufrimiento; tener la capacidad de reírnos de nosotros mismo, y mucho más allá, salir de nuestro afán de estar pensando únicamente en nosotros mismos. La intención paradójica, por medio del humor, nos lleva a salir de esta trampa.

Por ello, el sentido del humor, el humor, es una gran herramienta de sentido, porque nos abre panoramas totalmente diferentes. Quien tiene la capacidad de reírse de sí mismo y de la vida (en el buen sentido), será capaz de disfrutar más su existencia, y ayudar a los demás. Siempre hay razones de sentido, pero estamos tan enfocados en nosotros mismos que no somos capaces de verlo. ¡Sal, ríe, disfruta! La vida te espera y quiere verte sonreír.

El humor también abre puertas de sentido...